Quantcast
El tiempo en: Huelva
Sábado 13/08/2022
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Almería

Condenado por el robo en una vivienda en 2014 tras identificarlo por el ADN

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 1 de agosto de 2014, apenas 15 días después de que fuera condenado por otro delito de robo a 9 meses de trabajo

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Juzgados.

Un juzgado de Almería ha condenado a dos años de prisión a un hombre acusado de llevarse un microondas y un taladro de una vivienda ubicada en el centro de Almería en 2014 tras haber sido identificado cuatro años después a través del cotejo de ADN tras hallar en el lugar del robo una colilla y el destornillador que empleó para forzar el acceso.

El fallo consultado por Europa Press y contra el que cabe recurso ante la Audiencia Provincia de Almería, tiene en cuenta que el acusado había sido anteriormente condenado por otro robo, si bien también considera que la causa ha sufrido "una dilación extraordinaria e indebida" a la hora de fijar la pena.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 1 de agosto de 2014, apenas 15 días después de que fuera condenado por otro delito de robo a nueve meses de trabajos en beneficio de la comunidad. La sentencia da por probado que el hombre, que por entonces contaba con 25 años, acudió a una vivienda de las calle de Las Cruces a la que accedió rompiendo la entrada para llevarse los utensilios.

Fue un vecino que alertó al hijo de la dueña de la vivienda de que la puerta de la casa se encontraba forzada, de modo que este se desplazó hasta el lugar donde comprobó que había sido objeto de robo.

Así, los agentes de Policía que inspeccionaron la vivienda encontraron encima de la cama el destornillador empleado por el autor del robo así la colilla de un cigarro en el suelo, que fue analizada por el laboratorio de biología y ADN.

Aunque en un primer momento las muestras no dieron resultados al introducir el perfil en la base de datos policial, quedaron almacenadas para futuros cotejos, lo que permitió hallar una coincidencia en mayo de 2018, lo que facilitó la identificación del acusado.

Si bien en un primer momento tras su detención el acusado se acogió a su derecho a no declarar, posteriormente en el plenario reconoció que entró en la vivienda forzando la cerradura aunque con la intención de okupar la casa; elemento que para la juez supone prueba suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia del acusado.

TE RECOMENDAMOS