Quantcast
El tiempo en: Huelva
Jueves 19/05/2022  

El Loco de la salina

Esto va a peor

Aseguran muchas investigaciones que hablar con uno mismo beneficia el pensamiento y la percepción, y aumenta nuestra capacidad intelectual.

Publicado: 08/11/2021 ·
15:25
· Actualizado: 08/11/2021 · 15:25
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Autor

Paco Melero

Licenciado en Filología Hispánica y con un punto de locura por la Lengua Latina y su evolución hasta nuestros días.

El Loco de la salina

Tengo una pregunta que a veces me tortura: estoy loco yo o los locos son los demás. Albert Einstein

VISITAR BLOG

Se está poniendo la calle que es un auténtico espectáculo. Y no me refiero a las cagadas de perros, que también, sino a lo que uno puede observar fácilmente. Cada vez que salgo, me encuentro muchas cosas raras que no me entran fácilmente en el coco. Esto va a peor y sin remedio. Muchas veces me dan ganas de no salir para no volverme más loco de lo que estoy. Les cuento. El otro día no me lo podía creer, pero observé que los cañaíllas hablan solos con ellos mismos por la calle. Increíble. Tal como se lo estoy contando. Mantienen conversaciones enteras con ellos mismos, se preguntan, se contestan, se cabrean, se ponen calientes… Y todo entre ellos y ellos mismos.

Les aseguro que por mucho menos de eso hay gente aquí encerrada en el manicomio y sin perspectivas de salir, porque los locos pensamos que para hablar con alguien se necesita a otro alguien distinto a uno mismo. Y sin embargo ahí tienes a los que se creen cuerdos paseando tan panchos y presumiendo de tener los tornillos bien puestos. Ya casi no se puede ir tranquilo por la acera, pues de pronto alguien se dirige a mí y me pregunta por mis hijos.

Vuelvo la cabeza y no es a mí a quien se dirige, sino a un ser invisible que debe existir al otro lado de un móvil que tampoco veo. Es de locos. Sigo mi camino y me llaman con una voz potente, por lo que pongo cara de sorpresa porque me llaman jefe y se me quejan de algo raro que no alcanzo a comprender. Al instante me doy cuenta de que no me están hablando a mí, sino al aire. Siento que me echan una bronca inmerecida y me ponen como a los trapos, pero no es a mí, es uno que bronquea a otro que no aparece por ningún sitio. Igual que los sindicatos cuando no les conviene. También se puede observar al que va moviendo los labios y mirando al infinito, sin que sepamos localizar al público al que se dirige.  

Y yo he terminado por preguntarme si hablar consigo mismo es bueno o es malo. No hace mucho tiempo se decía que el que hablaba consigo mismo estaba loco o le faltaba poco para estarlo. Todo el mundo estaba convencido de que uno que se hablaba a sí mismo estaba listo para ingresar del tirón en el manicomio. Pues bien, los psicólogos, que son esas personas que saben mucho del interior de las personas, dicen que hablar con uno mismo es síntoma de buena salud y de que así es como funciona mejor el cerebro.

Aseguran muchas investigaciones que hablar con uno mismo beneficia el pensamiento y la percepción, y aumenta nuestra capacidad intelectual. También afirman que eso nos mantiene concentrados y así se reducen las distracciones. Por si fuera poco, hablar con nosotros mismos nos ayuda a ser más decisivos y a controlar nuestros pensamientos. Total, que hablando con el que llevamos dentro de nosotros nos ayuda a aumentar la autoestima, a conocer nuestras debilidades y podemos mejorar y salir de la depresión y de la tristeza… Por lo visto, hablando en alto sobre un problema, aunque nos tomen por locos, que es lo más seguro, llegaremos a una rápida solución, fortaleceremos la memoria y nos ayudará a pronunciar bien y a darnos cuenta de nuestros errores más rápidamente.

En fin, he decidido que a partir de mañana mismo voy a hablar solo conmigo a ver si mejoro, porque parece que hablando con los demás se empeora. Ya veremos.

TE RECOMENDAMOS