Quantcast
El tiempo en: Huelva
Miércoles 18/05/2022  

La escritura perpetua

Payaso

La obra teatral ‘Payaso’ tiene un humor triste, una poética risueña y una atmósfera teatral maravillosa, porque es un espectáculo lleno de sensibilidad

Publicado: 29/12/2021 ·
12:15
· Actualizado: 29/12/2021 · 12:15
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Obra teatral 'Payaso'.
Autor

Luis Eduardo Siles

Luis Eduardo Siles es periodista y escritor. Exdirector de informativos de Cadena Ser en Huelva y Odiel Información. Autor de 4 libros.

La escritura perpetua

Es un homenaje a la pasión por escribir. A través de temas culturales, cada artículo trata de formular una lectura de la vida y la política

VISITAR BLOG

La obra teatral ‘Payaso’ tiene un humor triste, una poética risueña y una atmósfera teatral maravillosa, porque es un espectáculo lleno de sensibilidad que homenajea a los sueños que se cruzan en la vida, en ocasiones en forma de vocación profesional, y conducen al éxito, o, muchas veces, al fracaso, pero mientras duran sostienen a la persona con su musicalidad de caricia. Daniel (un colosal Alberto Frías) nace con la nariz colorada y desde niño quiere ser payaso. Es ingenuo y torpón. Por eso la gente le dice en tono áspero de reproche: “¡Payaso!”. Y él, sonriente, responde: “¡Gracias!”. Porque en ser payaso consiste la vocación de Daniel. Que dice: “La risa debería estar en la Constitución contemplada como un derecho para todos”. Y otro personaje afirma: “Viví muchos años en Málaga y por eso se me ha pegado la chispa andaluza”.  

El programa de la obra, que se ha representado en el Teatro Sampol de Madrid y a partir de ahora va a tener mucha vida por delante con una gira por España, explica que “Payaso’ se presenta como una obra cercana al teatro musical con toques de cabaret y del vodevil decadente de los años 30”. Hay un texto ingenioso, con garra, magnífico, de una cadencia poética extraordinaria. Firman el espectáculo Zenón Recalde y José Mesagosa. Beltrán Iraburu acompaña a Alberto Frías sobre las tablas. Y también hay proyecciones con apariciones estelares, como la de Pepe Viyuela, que es payaso, actor y filósofo, convertido en esta obra en un abrumado tío de Daniel dispuesto a invertir el dinero que haga falta en estudios para el muchacho a fin de que abandone “esa absurda vocación de payaso”. Porque unos y otros insisten a Daniel en que “ser payaso no es una vocación seria”. Y van más allá, y él se lamenta. “Me pidieron que hiciera la carrera militar como mi abuelo, o la de boxeador, como mi abuela”.

 Y ahí está Daniel, entre unos y otros, con sus zapatones, su bombín y su narizota colorada, payaso, sí payaso, pero esa palabra que siempre había recogido con afecto le duele en lo más hondo cuando la pronuncia en tono de desprecio la chica que se había convertido en el gran amor de su vida. “¡Pa-ya-so!”, le dijo en un mal día. Y ahí se queda Daniel, con esa tristeza de los payasos que es la tristeza más grande del mundo. Pero  Alberto Frías volverá al rescate de su personaje en esta función delicada y poética, ‘Payaso’, llena de música, que parece marcada por el éxito y el futuro con su risueña tristeza.

TE RECOMENDAMOS