Quantcast
El tiempo en: Huelva
26/09/2021

Andalucía

El presunto autor del incendio de Riotinto mantiene su inocencia

Emilio P. P, acusado del incendio declarado el 27 de julio de 2004 en Minas de Riotinto que asoló más de 35.000 hectáreas en las provincias de Huelva y Sevilla y que causó la muerte de F. C. F y L. C. P, mantuvo ayer su inocencia en el juicio

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • El presunto autor del incendio llega a los juzgados.
Emilio P. P, acusado del incendio declarado el 27 de julio de 2004 en Minas de Riotinto que asoló más de 35.000 hectáreas en las provincias de Huelva y Sevilla y que causó la muerte de F. C. F y L. C. P, mantuvo ayer su inocencia en el juicio celebrado en la Sección Tercera de la Audiencia de Huelva. La hija de este matrimonio, Laura Capote, reclamó por su parte que se “depuren responsabilidades” por lo sucedido.

Esta primera sesión del juicio, que continuará hoy, se vio marcada por las contradicciones de los testigos entre lo que declararon en su día y lo manifestado ayer ante el juez.

Emilio P. P. mantuvo la versión que ha venido manifestado en sus distintas declaraciones ante la Guardia Civil y el Juzgado de Instrucción insistiendo en su inocencia y no vinculación con ninguno de los cuatro focos que tuvo el incendio.

Las contradicciones vinieron de la mano de los testigos pues ninguno de ellos ha asegurado haber visto al acusado en lugares en los que poder vincularlo con el fuego y muchos han aludido al paso del tiempo, han pasado cinco años y medio, a la hora de recordar con claridad los hechos.

Este es el caso de P. L. P. que en su día mantuvo haber visto al acusado proveniente del lugar en el que se localizó el tercer foco, si bien ayer apuntó: "no lo vi salir de la zona del barranco" y dijo que no cree que Perdigón sea el autor del siniestro.

J. M. F. P. negó que Emilio Perdigón le reconociera "en algún momento que él hubiera sido el autor de los fuegos, ni siquiera de los que se produjeron en el casco urbano", indicando que "tan sólo había escuchado una conversación entre tres mayores del pueblo en la que señalaban que había sido él".

También prestaron ayer declaración ante el juez los guardias civiles, agentes del Seprona, de Medio Ambiente y de la Policía Local que participaron en la investigación de lo sucedido.

Los guardias civiles mantuvieron que fueron las declaraciones contradictorias del acusado en relación a franjas horarias y elementos racionales de la investigación los que le llevaron a concluir que Emilio P. P. había sido el autor de los mismos, si bien el desfase de horas no ha sido convenientemente demostrado con las testificales.

Estos testigos si coincidieron sin embargo en descartar que el incendio en los focos de zonas forestales se pudiera haber producido como consecuencia de la combustión espontánea de un cristal o una lata pues "se trata de zonas sombrías y con arboleda".

Por su parte, Laura Capote, la hija del matrimonio fallecido reclamó ayer a la Justicia que "depure responsabilidades" sobre lo sucedido. En declaraciones a los periodistas antes de la celebración del juicio, indicó que "serán las pruebas las que dictaminen si este hombre es culpable o no y, por el momento, todas parecen inculparle".

Nerviosa por recordar lo que pasó hace ya cinco años y medio, la hija del matrimonio entiende que "si lo ha hecho ha de pagarlo, porque todo el mundo tiene que asumir sus responsabilidades, a mí ya no me van a devolver a mis padres pero el culpable de su muerte debe pagarlo".

Los dos fallecidos circulaban en un vehículo por una carretera entre las aldeas de Monte Somorrero-Las Delgadas cuando fueron sorprendidos por el incendio.

El juicio continuará hoy con una última sesión en la que se procederá a la última testifical y a la lectura de los informes de las partes que deberán mantener o modificar su petición de condena en función de lo que consideren oportuno a la vista de lo ocurrido en el juicio.

La Fiscalía ha solicitado 26 años de cárcel -18 años por el delito de incendio y 8 por el de homicidio- y una multa de más 4.000 euros, además le pide que indemnice a los herederos de los fallecidos en el suceso en la cantidad que se determine en ejecución de sentencia, así como deberá indemnizar a los perjudicados de las actuaciones.

Por su parte, la acusación particular solicita 28 años de prisión -20 por el delito de incendio y 8 por el de homicidio-, mientras que la defensa pide la absolución para su cliente.

Emilio P. P. fue detenido el 10 de agosto de 2004 como presunto autor del incendio habiendo estado en prisión hasta el 17 de septiembre, día en el que salió en libertad provisional a la espera de juicio al entenderse que no había riesgo de fuga.

COMENTARIOS