Quantcast
El tiempo en: Huelva
Lunes 02/08/2021

Artículo Primero

Retos abrumadores para 2021

Sí, vivimos tiempos desesperantes. La acción ciudadana se resiente con las medidas sanitarias que todos debemos cumplir. Y parece que estamos desamparados.

Publicado: 12/02/2021 ·
13:08
· Actualizado: 12/02/2021 · 13:08
Autor

Rafael Lara

Rafael Lara está en la Asociación Pro Derechos Humanos, antes por las libertades... o donde fuere por los derechos de las personas

Artículo Primero

Modestas reflexiones con aquel articulo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

VISITAR BLOG

Abrumados por los efectos de la pandemia de la COVID 19. A veces impotentes y entristecidos. Sentimiento de impotencia que no es sino el reflejo de unas actuaciones políticas erráticas, supeditadas a mezquinos intereses partidistas, de impacto o electoralistas.

No pudieron siquiera salvar la Navidad, pero si nos han puesto al borde del abismo. Por no tomar las medidas necesarias, porque determinados sectores de presión vociferan mucho e influyen en los políticos que toman las decisiones, aunque poco tengan en cuenta la salud y la vida de todos y todas

El abismo que se extiende a las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. Los datos son estremecedores. Intermón Oxfam acaba de hace público un informe en el cual da cuenta que la pandemia va a provocar que más de cinco millones de personas se encuentren en situación de pobreza severa. Porque, dicen, la pandemia se ha cebado en las personas mas vulnerables.

Mientras crece el número de personas pobres, aumenta la desigualdad, y lo ricos, los de siempre, los que no suelen tributar nada, porque ni siquiera les obligan a tributar, han logrado ya superar la crisis si es que la llegaron a padecer alguna vez y crecen sus beneficios indecentes.

En tanto nuestros profesionales de la salud, los que nos cuidan a todos y a todas, no pueden más. Desbordados porque no aumentan las plantillas, porque sus contratos son superprecarios, y se encuentran desbordados. Nuestros responsables de salud en Andalucía, más que de salud son de plaga. Pase lo que pase y muera quien muera, ellos privatizan, benefician a la sanidad privada (¿dónde está la sanidad privada en esta pandemia?), disminuyen recursos y benefician a sus amigos.

Los colegios angustiados, los niños que salen del sistema desaparecidos como reconoce la propia consejería de educación. El Ingreso Mínimo vital genial, pero solo ha llegado a 160.000 hogares de los 850.000 previstos, que ya eran mucho menos de los que lo necesitaban.

Sí, vivimos tiempos desesperantes. La acción ciudadana se resiente con las medidas sanitarias que todos debemos cumplir. Y parece que estamos desamparados.

Cierto desamparados y a veces impotentes. Pero créanme, que salgamos adelanteno depende de los que se ufanan de gobernar el mundo, ni de políticos de tres al cuarto, ni-por poderosas que sean- de las grandes multinacionales. Al fin y al cabo, dependerá de todos nosotros. De todas nosotras. De nuestra capacidad de ejercer una ciudadanía responsable, de comprometernos con el futuro y con nuevas relaciones sociales y actuar para que sea el que queremos legar a nuestros hijos e hijas. La gente, el pueblo, los nuestros, si queremos, decidimos. No dejemos que otros lo hagan por nosotros y nosotras. Actuemos.

COMENTARIOS