El tiempo en: Huelva
14/04/2024  

Barbate

El barbateño Antonio Gómez, primer ciego en dar un pregón de Semana Santa en Andalucía

El próximo día 17 exaltará el trabajo de los cargadores de la Hermandad del Ecce Homo de la Parroquia de San José de la localidad

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Antonio Gómez. -

El barbateño Antonio Gómez va a convertirse en la primera persona ciega en pronunciar un pregón de Semana Santa en Andalucía, según ha informado la ONCE en su página web. Será el próximo 16 de marzo en su localidad natal, donde ha ejercido como vendedor de la ONCE durante 25 años. “El paso de los cargadores es como el de un barco navegando”, describe gráficamente Antonio a la hora de explicar su pasión como cargador, desde hace una década, en la Hermandad de Penitencia de la Parroquia de San José que procesiona el Lunes Santo por las calles de Barbate.

Barbate es uno de esos pueblos blancos de Cádiz, de casas bajitas y calles desordenadas. Un lugar enclavado en un entorno privilegiado de la naturaleza en las rutas migratorias, acotado por las aguas del Estrecho y el parque natural de La Breña y Marismas del Barbate. Allí habitan hasta cinco ecosistemas diferentes: marino, acantilado, pinar, marismas y sistemas dunares. Un reclamo para el turismo hambriento de mar y de tierra, y de buena cocina. Un municipio de la hermosa comarca de La Janda anclado en sus tradiciones marineras, en su Carnaval, en su Semana Santa, poblado de gentes humildes ensimismadas en sus rutinas.

Cuna de toreros y cantaores flamencos, fuente de inspiración de pintores, escritores, poetas, cineastas, un pueblo con arte orgulloso de su cultura y su identidad.

Un pueblo digno que, a veces si, se ve envuelto en redadas y persecuciones de película por culpa de la maldita droga. Como la que sufrieron el pasado 9 de febrero en su mismo puerto cuando una narcolancha acabó con la vida de dos guardias civiles en directo a los ojos de los barbateños. Y cada vez que un alijo se detecta, alguien se detiene, o se derrama sangre, Barbate se pone en pie y se rebela para decir ¡Basta! Porque les duele que esa maldita droga en manos de unos pocos arruine el trabajo callado de tantas familias que se esfuerzan a destajo por sacar a sus hijos adelante.

Antonio Gómez, 47 años, es un hijo de ese Barbate. Hijo de una familia de ocho hermanos que ha vivido toda su vida en la localidad. Ciego de nacimiento, estudió en el Centro de Recursos Educativos de la ONCE en Sevilla desde los 6 a los 18 años, y en aquel tiempo de construcción de la persona echaba mucho de menos su Barbate y su gente. “Siempre loco por venirme los fines de semana y los puentes”, recuerda ahora. En el verano 1995 comenzó a trabajar como vendedor de la ONCE y durante 25 años, hasta que se incapacitó en 2020, ha recorrido cada rincón del pueblo repartiendo suerte e ilusión. Hoy es difícil pasear con él sin que salude a todos los que se cruzan en el camino.

“El barbateño tiene una idiosincrasia particular, no es lo que se publica en algunos medios de comunicación últimamente”, explica. “La gente es hospitalaria, abierta, emprendedora, trabajadora la inmensa mayoría, y, como en todos los lados, hay de todo como en Botica”. El impacto que tuvo la muerte de los dos guardias civiles arrollados por una narcolancha y la deriva mediática que ha conducido a vincular, otra vez, a Barbate con la droga, hiere el corazón de los barbateños e irrita particularmente a Antonio.

“Soy los pies de Cristo”

El primer vínculo de Antonio con la Semana Santa comienza de pequeño escuchando las retransmisiones de la Semana Santa de Cádiz. En casa siempre han sido de la Hermandad del Cautivo de Medinaceli que procesiona el Miércoles Santo. Hace diez años, le invitaron a formar parte de la cuadrilla de cargadores de la Hermandad de Jesús del Ecce Homo, y ahí sigue entregado con una disciplina que ha sorprendido a todos sus compañeros desde el principio. “Nada más meterme debajo del paso, en el pozo como le llamamos, entendí que iba a ir bien, que no había ningún problema, que yo iba a ver lo mismo que los demás porque abajo no se ve nada”, dice con naturalidad. “¿Qué si soy ejemplo de algo? No sé, igual de espíritu de superación”, contesta con la humildad propia de los barbateños.

A diferencia de los costaleros de Sevilla o los hombres de trono de Málaga, los cargadores de Barbate y de Cádiz marcan un paso, el compás de la horquilla, que va de alante atrás, “de proa a popa como decimos aquí”, mostrando un movimiento que simula una lenta navegación marinera. “Imagínate un barco que va navegando y al compás de la música vas tocando la horquilla en el suelo”, dice gráficamente dando con los nudillos de la mano sobre la mesa repetidamente. “Lo más gratificante de todo es que llevo a Cristo sobre mí, soy sus pies, y eso me gusta”, confiesa.

Antonio ha concebido su pregón como un homenaje a los cargadores y a una forma de sentir la Semana Santa como barbateño. “Quiero dar a entender que ser discapacitado no significa que alguien no pueda cargar un paso de Semana Santa o cantar en una agrupación de Carnaval”, afirma desvelando la otra de sus grandes pasiones. “Espero que el que venga, el que lo vea o lo escuche, lo disfrute y se sienta identificado con lo que voy a expresar”, afirma.

La Semana Santa de Barbate -22.000 habitantes- cuenta con seis hermandades de penitencia y dos de gloria. Antonio Gómez, que carga también el paso de Jesús de Medinaceli, el Miércoles Santo, dará el pregón de la Asociación de Hermanos Cargadores del Ecce Homo y la Salud el próximo sábado 16 de marzo en el Salón Multiusos de Barbate. Su alcalde, Miguel Molina, asistirá al pregón junto a los representantes del Consejo de Hermandades de la localidad.

Y a pocas semanas ya de ese momento, el pregonero, que leerá en braille su pregón, se declara “un poco nervioso”, pero feliz y orgulloso de la tarea encomendada, en vísperas ya de sacar a hombros, otro Lunes Santo más, al Señor del Barrio de San José, en su Barbate del alma. 

Fuente: https://boletinnoticiasandalucia.once.es/w/pregon-barbate

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN