Quantcast
El tiempo en: Huelva
25/07/2021

Desde la red

Ultimátum

Considero las palabras de Zamora en la rueda de prensa como un ultimátum a Monteagudo

Publicado: 06/02/2020 ·
19:33
· Actualizado: 06/02/2020 · 19:33
Autor

José Bueno

José Bueno es aficionado al Recreativo: "Me gusta pensar en mi equipo más allá de lo que ocurre en el césped"

Desde la red

Análisis sobre la actualidad de todo lo que acontece al Decano del fútbol español, el Recreativo de Huelva

VISITAR BLOG

Considero las palabras de Zamora en la rueda de prensa como un ultimátum a Monteagudo. Es algo evidente, el mundo del fútbol siempre se mueve en ese baremo de resultados y un Recreativo que debía quedar en la zona alta de la tabla se ha visto perdido en la media tabla. Pero más allá, es la sensación de desidia que ofrece al aficionado: pasadas tantas jornadas se sigue viendo un equipo roto, con momentos de desconexión, sin tener un patrón claro de juego ofensivo más allá de las individualidades y con un estado de forma bastante deplorable. Lo cierto es que llevo tiempo avisando de que corremos peligro si no cambiamos algo. Ahora mismo, y ojalá me equivoque, el Recreativo no es superior como conjunto a ningún otro equipo de su categoría. La diferencia de puntos con los puestos de abajo es peligrosa y creo que una plantilla configurada para altos vuelos no está asentada para luchar en el barro por no descender. Sé que son palabras que pueden parecer desproporcionadas, pero mi temor es real.

Es cierto que Monteagudo no me está convenciendo y su rendimiento en 2ªB con el Cartagena en otras campañas no ha aparecido por aquí en ningún momento. Del mismo modo comete errores de no cambiar el patrón de juego, que sí juega un poco con el dibujo en el campo. Y mentalmente está consiguiendo desmotivar a la plantilla (eso se percibe en el terreno de juego) y a una afición cansada de sus extrañas ruedas de prensa en las que la incoherencia reina. Y es una pena, ya que el verano pasado parecía el candidato perfecto, pero es que este año no sale nada. No están exentos de culpa tampoco los jugadores, rindiendo muy por debajo del nivel esperado, ya sea por auténtica mala suerte como Chuli, que parece vetado del gol, Quique Rivero o Rubén Cruz que venían como estrellas y se les ve muy por debajo de lo esperado, o por lesiones y estados de forma que nunca se encuentran: Irizo, Carlos Martínez, Óscar Ramírez o las salidas en el mercado de ergio Jiménez y Alfonso. Todo eso conlleva también al cabeza de mando: si jugadores y técnico fallan, el que lo ha organizado, o el responsable público en esa área, también lo ha hecho mal. Zamora no ha conseguido conjuntar un equipo que cumpla las expectativas generadas.

Deseo poder cambiar de opinión el domingo, y que el toque en rueda de prensa del secretario técnico sirva como un plus de motivación. De todos modos, de esta temporada no espero más que la salvación y quedarnos tranquilos planificando la siguiente. Para eso quedan muchos puntos aún, esto no ha terminado.

COMENTARIOS