Quantcast
El tiempo en: Huelva
Miércoles 22/09/2021

El Dedo

Una indigesta sopa de murciélagos

Actualmente no sabemos si el número de muertos es auténtico o falso, si es realmente es un plan o todo se improvisa, si se necesita la mascarilla o no

Publicado: 17/04/2020 ·
11:03
· Actualizado: 17/04/2020 · 11:04
  • Pedro Sánchez.
Autor

El Dedócrata

El Dedócrata no ha sido elegido a dedo. Es una opinión cualificada y rigurosa de la actualidad portuense

El Dedo

El Dedo siempre apunta a los temas más candentes de la ciudad para no dejar títere con cabeza

VISITAR BLOG

He podido leer estos días que según una leyenda de Wasaka el murciélago que al darse cuenta de que no tenía plumas y pasaba mucho frío, decidió acudir a los dioses para que le cubrieran el cuerpo de plumas para poder abrigarse pero la respuesta de los dioses fue negativa porque se le habían acabado. Sin embargo, autorizaron para que quitaran plumas a las demás aves.

El murciélago gracias a la generosidad del guacamayo, el tucán, el flamenco y el colibrí, lucía un plumajes con los colores más hermosos jamás visto sobre la Tierra. Era tal su hermosura que el murciélago, sabedor de su belleza, aleteaba con tanta soberbia delante de las demás aves demostrando su superioridad, que estas se quejaron a los dioses con lo que estos decidieron llamar al murciélago.

Como todos los soberbios pensó que los iba a felicitar y presentándose ante ellos aleteó con tanta fuerza para presumir de su buen gusto que se le fueron cayendo las plumas hasta quedarse desnudo.

Así pues, bajó a la Tierra a pedir plumas pero las aves harta de tanta soberbia se las negaron y por eso el murciélago solo vuela de noche por la vergüenza que siente de no tener plumas y vaga ciego para no ver su sombra. Resulta difícil distinguir entre la verdad de la mentira, lo falso de la realidad y es tanta la confusión que no sabemos si los espectadores del teatro son reales o muñecos.

Actualmente no sabemos si el número de muertos es auténtico o falso, si es realmente es un plan o todo se improvisa, si se necesita la mascarilla o no, si a los ancianos se le puede tratar como a los judíos de la Alemania nazi y sobre todo y los que están al mando, piensan en nosotros o en sus propios intereses, qué es verdad y qué es mentira.

Sí veo un teatro lleno de espectadores de mentira cuando contemplo a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias los que negaron hasta hace unos días el coronavirus, tengo la impresión de estar ante unos murciélagos fanos de tener el plumaje más hermoso aleteando sobre casi 20.000 ataúdes.

Algún día los dioses de las urnas llamarán a estos soberbios el teatro ocuparan sus asientos estos serán de verdad una vez pasado estos meses lleno de grandes mentiras. Sin embargo, no todo va a ser malo.

Ayer he podido unirme a la gran alegría de una familia que se ha llevado 38 días que se ha llevado la criminal agresión del coronavirus al miembro más importante de todos.

Esposa y madre de dos hijos que durante tantos días ha estado luchando en la UCI con dolor y resignación pero con gran entereza hasta vencer al maldito enemigo. Solo queda esperar su pronta rehabilitación. Querido amigo Pepe, nuestras plegarias y las de muchos han sido oídas. Enhorabuena y un fuerte abrazo para todos.

COMENTARIOS