Quantcast
El tiempo en: Huelva
Martes 27/07/2021

El Dedo

A Marlaska se le revela la tropa

No tienen vergüenza al aprovecharse del poder absoluto que se ha conseguido a costa de una pandemia que tantos miles de muertos está causando

Publicado: 29/05/2020 ·
12:43
· Actualizado: 29/05/2020 · 12:44
  • Marlaska.
Autor

El Dedócrata

El Dedócrata no ha sido elegido a dedo. Es una opinión cualificada y rigurosa de la actualidad portuense

El Dedo

El Dedo siempre apunta a los temas más candentes de la ciudad para no dejar títere con cabeza

VISITAR BLOG

Valiente mierda de Gobierno tenemos de españoles. Y perdonen por empezar escatologicamente. Cada semana un nuevo escándalo, la pasada con el documento firmado con Bildu para la reforma laboral, generando una incertidumbre en el mundo empresarial tan grave que observando desde el pacto, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su vicepresidente, compañero de cama, Pablo Iglesias, solo se merecen un calificativo: “irresponsables”.

Un acuerdo hecho público con nocturnidad y alevosía minutos después de la aprobación de la prórroga del Estado de Alarma, no tienen vergüenza al aprovecharse del poder absoluto que se ha conseguido a costa de una pandemia que tantos miles de muertos está causando. Los cambios de una reforma laboral no se negocia con un grupo marginal del Congreso, hay que hacerlo con los sindicatos y con los empresarios que son los que verdaderamente conocen el mundo del trabajo.

La empresa ha de saber con qué armas cuenta para poderse adaptar a la nueva situación sin verse abocado a una quiebra y tener que despedir a todos los trabajadores, pero además de unos irresponsables son unos embusteros que mienten cuando dicen que al derogar la reforma laboral están protegiendo a los trabajadores, cuando la verdad están obligando a las empresas a despedirlos.

La empresa también debe saber que tiene un Gobierno que le da las herramientas para superar la crisis económica más grave a la que se enfrenta España desde la posguerra y que le ayuda a salvar el mayor número posible de puestos de trabajo, hay que subvencionarla y no darle a los trabajadores un subsidio mísero en búsqueda de votos, lo que necesita es la posibilidad de mantener a la familia con un puesto de trabajo y eso solo se consigue cuidando el tejido empresarial.

Ha sido una buena solución proteger a los empleados con algún tipo de ERTE sin que pierda su puesto de trabajo al que se han acogido 3 millones y medio de trabajadores, provocando un caos tan grande que los gestores administrativos acumulan casi un millón de expedientes por resolver y por tanto los afectados aún están por cobrar. Y eso es un verdadero problema reflejado en las largas colas de personas ante las entidades que reparten bolsas de alimentos.

Esta semana nuevo numerito protagonizado por el excelentísimo señor don Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior, y peleando la línea de flotación de la Guardia Civil.

Su Señoría, no pudiendo conciliar el sueño en la madrugada del pasado domingo, ante la negativa del comandante de la Guardia Civil de no darle el informe elaborado por los agentes judiciales que estaban a su cargo y al que se está investigando al delegado del Gobierno de Madrid, decidió hacer una remodelación en los mandos de la benemérita, ordenando a la directora general del cuerpo el cese inmediato del mismo, todo un despropósito no se hicieron esperar por el arco parlamentario que anteayer en la sesión de control al Gobierno pidieron su inmediata dimisión acompañadas de calificativos poco honorables, aunque se olvidaron del mejor de los epítetos, “gilipollas”.

Al que Pedro Sánchez le tiene comido el coco manipulandolo a su antojo. No cabe dudas que tenemos parte del Gobierno y algunos parlamentarios dejan mucho que desear a los que el título de señoría le sobra si entendemos como tal que es el tratamiento que se da a las personas que compete por su dignidad y en honor a ellas, el ministro de Interior debe dimitir. Termino dedicando a su Señoría esta cuarteta. Quien te ha visto y quién te ve, parece algo muy raro y es que siendo buen juez, seas un ministro tan malo.

COMENTARIOS