Quantcast
El tiempo en: Huelva
Lunes 02/08/2021

El Dedo

Un rescate envuelto ante el despilfarro total

Pedro Sánchez pensaba que esos miles de millones caídos como maná de la Unión Europea era el regalo por ser alto, guapo, feminista, ecologista y progresista

Publicado: 24/07/2020 ·
10:59
· Actualizado: 24/07/2020 · 11:00
  • Pedro Sánchez.
Autor

El Dedócrata

El Dedócrata no ha sido elegido a dedo. Es una opinión cualificada y rigurosa de la actualidad portuense

El Dedo

El Dedo siempre apunta a los temas más candentes de la ciudad para no dejar títere con cabeza

VISITAR BLOG

Resulta que es un fenómeno, como el título de aquella película que interpretada por Fernando Fernán Gómez en el papel de futbolista, metía goles hasta con el culo. No quiero decir con esto que voy a dudar de la valía y misión del futuro que tiene nuestro providencial presidente el plagiador, el coronasánchez, el protegido de la televisión pública, de la tele ‘Al rojo vivo’, de los chiringuitos oficiales, del enchufado Tezanos, ese que siempre se equivoca y de los estómagos agradecidos que aplauden sus memeces y sus éxitos en Europa. El pasado 20 de junio España anunciaba a bombo y platillo lo que bautizaron como la “nueva Normalidad”. El presidente pregonaba a los cuatro vientos que el Coronavirus había sido derrotado. Henchido y sonriente daba las gracias al filósofo Illa por su excepcional gestión al frente de la pandemia y por la clarividencia científica de Fernando Simón, ese que en el mes de febrero que no había riesgo de contagio, que era una gripe sin importancia pero que se ha llevado por delante a más 40.000 personas.

Las sucesivas apariciones del presidente durante el confinamiento, nos hacía creer que España era uno de los países con menos fallecidos del planeta y la verdad sea dicha y que como pobres infelices nos lo creíamos, pero las mentiras tiene las patas muy cortas y estamos ocupando los primeros puestos en el porcentaje de muertos por número de habitantes.

Como también nos hizo creer que Europa suspiraba por Nadia Calviño, vicepresidenta económica, para que ocupara el cargo de presidenta del Eurogrupo, pues no señor, a Calviño no la quisieron en la UE.

Como tampoco no dudabamos cuando nos decía Sánchez a cerca de la ayuda europea, al parecer la Unión Europea regaría a España con miles de millones sin pedirnos nada a cambio, regalado sin condiciones de ningún tipo porque a los países del Norte les cae muy bien los Gobiernos con ministros comunistas, despilfarradores que quieren costear el gasto del Estado con fondos europeos.

Pedro Sánchez pensaba que esos miles de millones caídos como maná de la Unión Europea era el regalo por ser alto, guapo, feminista, ecologista y progresista, pero no pensó en las condiciones que nos han marcado y las grandes reformas que se nos exige, además del rigor contable que será inspeccionado por los llamados hombre de negro.

Por otra parte, el vicepresidente social, el de la tarjeta deteriorada de Dina, anunciaba el 19 de marzo en rueda de prensa, cual galeno salvador del virus, que se hacía cargo personalmente de las crisis de las residencias de anciano, de esta gloriosa intervención nunca más se supo, así que dimos por descontado que el drama había quedado resuelto. Nada más lejos de la realidad.

Por último recordarle aquella campaña a nivel nacional acerca de los preservativos, inundando las calles con carteles. Hagan lo mismo con las mascarillas, ya saben, “póntela, pónsela, no corras riesgo”.  

COMENTARIOS