Quantcast
El tiempo en: Huelva
Sábado 31/07/2021

En una calle sin ventanas

Pozuela, un problema de todos

Cuando hablamos de los problemas urbanísticos nos fijamos en el planeamiento y aspectos de reforma interior de la propia ciudad, pero los bordes de...

Publicado: 05/06/2019 ·
22:46
· Actualizado: 05/06/2019 · 22:46
Autor

Luis Morales Quesada

Luis Morales Quesada, autor de este blog, es experto en Gestión y Conservación del Patrimonio

En una calle sin ventanas

Una reflexión sobre la importancia de conservar y poner el valor el conjunto histórico de Jaén y muchas cosas más…

VISITAR BLOG

Cuando hablamos de los problemas urbanísticos nos fijamos en el planeamiento y aspectos de reforma interior de la propia ciudad, pero los bordes de la misma vienen sufriendo gravísimos problemas también, y a veces en lo que se refiere a las instalaciones urbanas. Caemos incluso en una actitud un tanto hipócrita hacia las construcciones y urbanizaciones del entorno de Jaén cuando las responsabilizamos sobre aspectos que o bien desconocemos, o que la ciudad simplemente minusvalora mirando a otro lado, pese a las consecuencias en términos de daños y contaminación.

Uno de los casos más flagrantes lo tenemos en el entorno de Pozuela. Desde hace años la Asociación de Vecinos Pago de Pozuela se queja, sin que nadie los escuche, de cómo la red general de aguas residuales de Jaén que conduce estos vertidos hacia la depuradora, usa el pequeño arroyo de El Turbio para verter en él las aguas a través de un rebosadero, cuando la red general no es capaz de admitir aguas residuales unidas a las pluviales. Las consecuencias del desastre medioambiental están a la vista de todos y se reproducen en cada tormenta.

Lo que era un cauce de apenas un par de metros de ancho de un pequeño arroyo natural en medio de un olivar se ha transformado en unos años en un barranco de doce metros de ancho y cinco de profundidad. Y no solo ha destrozado fincas, sino que viene dañando instalaciones de luz y teléfono, afectando caminos, provocando daños a la autovía, a la propia carretera de acceso de Pozuela y de paso inundando espacios públicos y parcelas privadas y huertas. Y no es agua y barro de una tormenta, es basura, son aguas residuales sin depurar de la red de la ciudad que acaban directamente en el Guadalbullón porque la red, según parece, está diseñada para hacer estos vertidos sin control.

Las denuncias están realizadas a todos los agentes involucrados: Medio Ambiente, Ayuntamiento, Aqualia y Confederación; y cada uno culpa a otro o no reconoce su responsabilidad. La situación va a peor, los daños ya han dejado a la vista las tuberías de aguas residuales, con evidente riesgo de un vertido fatal al río; y mientras tanto estos vecinos siguen suplicando que se atienda de una vez lo que es un problema de toda la ciudad y no se trate el asunto como una cuestión menor de unas inundaciones puntuales en una urbanización. Salta a la vista que es mucho más grave que todo eso y no se está prestando la debida atención.

COMENTARIOS