Quantcast
El tiempo en: Huelva
25/07/2021

Eutopía

Alas para volar

Hay uno de entre tantos pensamientos de Frida Kahlo que siempre me ha conmovido. Quizás porque se percibe la conexión entre vida y dolor a lo largo de su vida

Publicado: 04/12/2019 ·
12:10
· Actualizado: 04/12/2019 · 12:10
Autor

Belén Ríos Vizcaíno

Belén Ríos es trabajadora Social. Profesora de la Universidad de Huelva. "Gerenta" de Eutopía Formación

Eutopía

Activista Feminista. Compañera partícipe de la Defensa de los Derechos Humanos y Movimientos LGTBIQ

VISITAR BLOG

Hay uno de entre tantos pensamientos de Frida Kahlo que siempre me ha conmovido. Quizás porque se percibe, claramente, la conexión entre vida y dolor a lo largo de su biografía: “¡Para qué quiero piernas, si tengo alas para volar!” La pintora mexicana padeció varias enfermedades, además de un trágico accidente que la tuvo postrada. Personalmente, tengo que reconocer que valoro mucho a quienes después de tanto sufrimiento físico, psicológico y social son capaces de transcender y buscar entre su propio “cielo e infierno” las capacidades suficientes para remontar y coger las riendas de su propio destino. La sociedad, desde sus prejuicios, es quien les arranca la posibilidad de la integración a las personas con discapacidad y/o en situación de dependencia. He tenido la suerte de asistir este fin de semana a las II Jornadas Técnicas, Deporte y Discapacidad.  Este evento ha sido organizado por la Diputación de Málaga, con la colaboración de la Fundación Unicaja y Málaga Inclusiva Cocemfe. Profesionales deportivas/os, población discente universitaria y deportistas, 25 en total, han podido disfrutar de un programa repleto de conferencias y talleres prácticos.  Se ha abordado la intervención, a través del deporte individual y en equipo, con las diferentes tipologías de la discapacidad (física, psíquica, intelectual, sensorial…), contando además con testimonios directos de entrenadoras/es, familiares y personas en esta situación. Reseño especialmente lo mucho que he aprendido con las ponencias de la organizadora técnica de las jornadas, Toñi Arroyo, reconocida por su trayectoria deportiva en tiro con arco, atletismo y judo de alta competición, además de haber sido pionera en proyectos de diseño, estructuración, fomento y lanzamiento a nivel autonómico del ‘Deporte Adaptado’ desde hace treinta años, mucho antes de que naciera el actual ‘boom mediático’ de la película española ‘Campeones’; de Juan C. Pinalla (entrenador nacional de Baloncesto y delegado de la Federación andaluza de deportes para personas con discapacidad intelectual); de Javier Bueno y Luis M. Carrera, que nos trasmitieron magistralmente el Powerchair Fútbol, es decir, el que se juega con sillas eléctricas. Ambos nos explicaron, con rigor y con mucho humor, cómo desde su equipo ‘Boquerones a motor’ van logrando un mejor bienestar personal y un mayor reconocimiento social por la participación deportiva. Mi aportación se centró en la importancia de la Perspectiva de Género en dichas temáticas y cómo el machismo puede colarse y hacer aún más grande la grieta de separación y exclusión en las mujeres con discapacidad o sin ella. En las diferentes disciplinas deportivas a la mujer se la ha invisibilizado, o peor aún, se la ha cosificado sexualmente o relegado a la sombra de una figura masculina. Con esfuerzo suena algún nombre, pero no es suficiente. Tenemos grandes ejemplos, medallistas de élite pero, aun así, el tratamiento es estridentemente dispar a los de sus compañeros. Insertar en las normativas específicas la transversalidad de género ya es un hecho legal pero no una realidad efectiva. Al igual que el padecimiento de las mujeres deportistas por la injusta discriminación horizontal y vertical en sus categorías profesionales, la brecha salarial, la escasez de financiación de sus carreras deportivas o equipos, la inexistencia de sus logros o esfuerzos en los medios de comunicación social, la precariedad económica que les empuja a tener varios empleos para sufragar los gastos devenidos por su entrenamiento deportivo, la renuncia a otros proyectos vitales que le son incompatibles… Por eso, la sensibilización y la formación en igualdad de género es trascendental en todos los ámbitos. El conocimiento y la experiencia nos deben dar “alas” para trabajar por un Deporte inclusivo.

COMENTARIOS