Quantcast
El tiempo en: Huelva
Jueves 16/09/2021

Huelva

Alosno, en la raíz del fandango

Por el mundo: los alosneros se hallan desperdigados por todo el hemisferio, un alosnero llegó a ser gobernador de Bolivia, y Pedro Carrasco hizo su carrera en América

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Ermita del Señor de las Columnas

Visitar la localidad andevaleña de Alosno siempre resulta gratificante, situada en el mismo corazón de la comarca, blandida por el blanco existencial de sus casas y el color rojizo deslizante que destellan sus tejados al sol de todas las mañanas, así describe un paisaje único, insustituible, del que siempre habla el polifacético escritor y flamencólogo alosnero, Santiago Osorno Orta.

Pasada la localidad más cercana que lo delimita conforme se llega desde Huelva, San Bartolomé de la Torre, y metido de lleno en las sinuosas curvas, entre olor a jara, lentisco y cherrirnes, se empina Alosno por delante del paisaje inmenso de las faldas de los encrespados cerros andevaleños, adelantando su conglomerado de casas rematadas por las espadañas de la iglesia de Nuestra Señora de Gracia, la imagen en lontananza, imperecedera, de El Cerro del Aguila, donde se venera la Virgen de la peña.

Al llegar a Alosno se respira el clamor del arte, pues en esta tierra, se gesta en totalidades el pasado y el devenir de uno de los cantes ancestrales del flamenco: el fandango. Y es el fandango el que marca en actitudes muchas de las situaciones sociales de la localidad desde los apartados lúdicos y festivos, y se presenta Alosno, en el mejor de los celuloides con “Siete cuartas”, Juan Mora, Bowie, Juan Díaz, Perolino, Morón, Carrasco, Marco Jiménez, María la Conejilla, Manolillo el Acalmao, Antonio Abad, Fernando Camisa, Juana María de Felipe Julián, Bartolo el de la Tomasa, Paco Toronjo, etc.

La magia festiva rompe su esquema con la celebración de las Cruces de mayo, la Cruz Grande y la Cruz Chica, o la de la ‘Perrilla’, encajes de bolillos, peinetas, mantones de Manila, papelillos y espejos convexos en marcos labrados en madera del siglo XIX conforman ese paisaje festivo de las distintas Cruces, que se ven aleccionadas por las ‘colás’ de alosneros visitantes de todas las latitudes. Se oye el fandango y le echa un pulso a las sevillanas bíblicas, a las más antiguas sevillanas.

Alosno por San Juan Bautista, es un punto de encuentro de variada procedencia, los hay que llegan desde Holanda, Alemania etc… interesados por estas ancestrales fiestas, grupos de ellos se tomaron total interés siempre por los cantes variopintos de esta tierra. Y es que los cantes y bailes cobran su mayor dimensión por estas fiestas con la salida del Santo, con el danzar insoslayable de los cascabeleros hasta su recogida.

Contrapunto de luz y color, en los primeros soles del estío, en una esquina cualquiera que rompe el quejío del fandango, se refresca en gaznate con las ‘mitaillas’ de aguardiente, y sobre vuela el espíritu del Papa del fandango, Paco Toronjo. Estilos propios y únicos alosneros en todas las actitudes de los cantares. La noche de San Juan envuelve al pueblo con su magia y el embeleso misterioso, y co su halo atrae y afloran extraños sentires.

La danza de los cascabeleros se inicia desde la casa de la Hermandad y salida de estandartes, y es que en la madrugada de este singular día, a partir del alba, es cuando se cumple el rito más antiguo que le da empaque y prestancia a la fiesta, ‘La Alborá’, y que consiste en recoger de sus hogares a los principales hermanos, y estos, a su vez invitar a los llegados con dulces y  aguardientes.

Y el fandango viene y va, al discurrir de las noches alosneras: Calle Real del Alosno/Con sus esquinas de acero/Es la calle más bonita/Que rondan los alosneros...

COMENTARIOS