Quantcast
El tiempo en: Huelva
Miércoles 23/06/2021

Matrícula de deshonor

Diferentes

Ser diferente no es sinónimo de rivalidad o enemistad, por mucho que intenten distorsionar dichos conceptos

Publicado: 10/05/2021 ·
12:50
· Actualizado: 10/05/2021 · 12:50
Publicidad Ai
Publicidad Ai
  • Diferentes.
Autor

Federico Pérez

Federico Pérez vuelca su vida en luchar contra la drogadicción en la asociación Arrabales, editar libros a través de Pábilo y mil cosas

Matrícula de deshonor

Un cajón de sastre en el que hay cabida para todo, reflexiones sobre la sociedad, sobre los problemas de Huelva, sobre el carnaval...

VISITAR BLOG

Ser diferente no es sinónimo de rivalidad o enemistad, por mucho que intenten distorsionar dichos conceptos. Pensar de forma distinta es la base fundamental para avanzar y evolucionar siempre que prime el respeto por encima de todo. La diversidad existente de ideas y pensamientos enriquece a toda sociedad libre y aporta una estructura cultural, política y social inagotable que va mucho más allá del individualismo, carente siempre de una confrontación externa que matice y perfeccione los posibles errores.

Una sociedad abierta, expuesta al coloquio y en un entorno de desarrollo colectivo genera esa capacidad simbiótica en los procesos cognitivos y de creación que logra fines más acordes al todo, sin la parcialidad de visiones aisladas de pensamientos únicos y acotados. En los últimos años la política avanza hacia derroteros controvertidos y peligrosos que limitan la versatilidad de conocimientos e ideas, priorizando las ansias de poder muy por encima del desarrollo sostenible. Los propios partidos asumen herramientas divisorias buscando esa singularidad que los diferencie y los divida de sus coetáneos, creando brechas que rompan toda conexión y manifestando esa enemistad y/o rivalidad con provocaciones conscientes para asegurar el voto.

Dicha dinámica está dando sus frutos y las batallas políticas, teatralizadas o no, campan a sus anchas por doquier, creándose ese enfoque tosco y degradado de vencedores y vencidos que hacen tambalear los Egos y actuar en consecuencia sin profundizar en la realidad del verdadero sentido que tiene gobernar y, sobre todo, ser gobernado. Sería más difícil conquistar esa lucha de poder a la que nos someten sin esa crispación latente en el ambiente, si pudiésemos razonar sin esa rabia implantada de la que se nutren muchos de nuestros gobernantes, desde una crítica destructiva y distorsionada, alentando a las masas y desagregando la colectividad.

Sería más complicado conseguir ese ansiado voto si el objetivo real fuese esa fusión de capacidades, si existieran diálogos y encuentros con objetivos comunes y con ideales comunes que nos unieran. Ser diferentes nos debería dar un mayor poder para solventar las adversidades y nos está abocando al mayor de los fracasos como sociedad.

 

COMENTARIOS