Quantcast
El tiempo en: Huelva
Miércoles 22/09/2021

Matrícula de deshonor

Suicidio

Debemos romper con este absurdo silencio y “hablar por los codos” desde una perspectiva sensibilizadora y facilitar información sobre el suicidio en los medios

Publicado: 13/09/2021 ·
12:01
· Actualizado: 13/09/2021 · 12:01
Publicidad Ai
Publicidad Ai
  • Suicidio.
Autor

Federico Pérez

Federico Pérez vuelca su vida en luchar contra la drogadicción en la asociación Arrabales, editar libros a través de Pábilo y mil cosas

Matrícula de deshonor

Un cajón de sastre en el que hay cabida para todo, reflexiones sobre la sociedad, sobre los problemas de Huelva, sobre el carnaval...

VISITAR BLOG

Hace más de una década que llevo hablando del suicidio como uno de los grandes problemas que azota nuestro país y que sigue incrementando su número a medida que pasan los años. Aún así, existe una norma no escrita que evita hablar del suicidio, que se ha convertido en un tabú y que desde mi perspectiva está mal enfocada, silenciando un hecho que podría evitar el considerable aumento de casos que siguen existiendo.  

Debemos romper con este absurdo silencio y “hablar por los codos” desde una perspectiva sensibilizadora y facilitar información sobre el suicidio en los medios de comunicación “si se hace de forma adecuada y según unos principios y recomendaciones internacionalmente aceptados” (Ministerio de Sanidad. Sep. 2021). Y hablemos, hablemos mucho y en consideración a las circunstancias de dichos porcentajes. Hablemos con consciencia, con esa capacidad formativa-preventiva.

Dejemos a un lado las formas y todo lo que rodea al morbo de estos desagradables sucesos y centrémonos en el fondo de la cuestión. Hablemos de los miedos, de la frustración, del rechazo por la condición sexual, social, color de piel, creencias culturales o religiosas. Hablemos del dolor, del bullying, de la soledad, de la competitividad, de las drogas y el juego, del abuso, del futuro incierto, del maltrato. Hablemos también de las carencias económicas, de las barreras existentes para ser atendidos en los servicios sociales, etc. Pero hablemos y demos herramientas e instrumentos para solventar las necesidades que cada particularidad requiere.

Cierto es que la pandemia no está ayudando mucho y los porcentajes aumentan en un 200% en jóvenes de entre 12 y 18 años, datos que deberían poner en alerta a las autoridades y empezar a plantear estrategias más eficaces para menguar dichos casos. Diez personas se quitan la vida cada día y aún así no existe un número -tres dígitos- de ayuda directa como el 016 asignado para la violencia de género y los profesionales existentes en este país están muy por debajo de la media europea, un hecho que debe cambiar de forma radical. Por ello, hablemos claro y directo y profundicemos en todo lo que rodea al suicidio y en las necesidades que se requieren para que nuestros seres queridos afronten la vida y puedan disfrutarla.

COMENTARIOS