Quantcast
El tiempo en: Huelva
Sábado 31/07/2021

Indivisa

La fina piel

La supremacía ideológica de la izquierda que ya se ha quitado la careta del todo y piensa ir contra todo aquel que difiera del pensamiento del régimen

Publicado: 12/06/2020 ·
11:21
· Actualizado: 12/06/2020 · 11:21
Autor

José Antonio Vázquez

Periodista, analista político y especialista en comunicación institucional y corporativa. Secretario de la Asociación de la Prensa de Jerez

Indivisa

Indivisa busca analizar la actualidad, fundamentalmente de El Puerto, desde la experiencia

VISITAR BLOG

Tanto va el cántaro a la fuente, que al final nos volvimos todos carajotes. Escucha y lee uno ciertas cosas que necesita frotarse los ojos para corroborar que estás en el mundo real y no en una serie de ficción. Tanto se nos ha ido de las manos el políticamente correcto y el cogérnosla con papel de fumar que en el mismo día la creadora de Friends (una de las series de televisión de más éxito mundial) y una de las principales distribuidoras de series del mundo (HBO) han consumado el imbecilismo con la excusa de un supuesto racismo de determinadas películas. Cuando ya uno cree que no cabe un tonto más, te das la vuelta y te encuentras de frente con otro.

No hay remedio para el ser humano del siglo XXI, ése mismo que empezó por censurar cuentos infantiles por no ser feministas, que ahora censura películas por no tener personajes negros y que uno cree que ya no hay nada que lo supere. Pero es solo cuestión de tiempo.

Tres meses de silencio absoluto llevamos en España tragándonos con toda la saliva del mundo una tragedia de miles de muertos en España a consecuencia de la pandemia y, ahora, de pronto, salimos en tromba a la calle por el asesinato de una persona en EEUU.

La izquierda que se ha sumado a este nivel de tontismo (más propio de un show televisivo norteamericano que del comportamiento “serio” del ser humano, es capaz de enfurecer porque 200 personas se manifiesten en unas determinadas calles de España para, al día siguiente, concentrarse de forma masiva como si con ellos no fueran ni el virus, ni las obligaciones recogidas en los decretos de Estado de Alarma; como si el virus solo contagiara a determinadas personas de determinadas calles, pero el resto debe sentirse inmune.

No sé si es consuelo pensar que este síndrome del humano medio carajote no es algo exclusivo pasarse de la raya con el políticamente correcto. Pero mal pinta para las generaciones venideras porque, ¿qué será lo próximo? Muchas veces más vale ponerse en lo peor porque son capaces de todo.

La España que retuitea y aplaude los comentarios de Anabel Alonso sobre política o sobre gestión de virus descalifican a otro actor o a un deportista por hacer lo mismo, pero sin estar sometido a la supremacía ideológica de la izquierda que ya se ha quitado la careta del todo y piensa ir contra todo aquel que difiera del pensamiento del régimen. Dan ganas de bajarse de este mundo pero ¿y entonces dejamos libre todo el terreno para ellos?

Ahora más fuerte que nunca alzaremos nuestra voz contra los mamarrachos que tan fina se les ha puesto la piel, contra quienes silencian a golpe de bot e insulto al pensamiento diferente.

COMENTARIOS