Quantcast
El tiempo en: Huelva
Jueves 07/12/2023  

Jerez

1.646 kilómetros a pie de silencio y alegrías

José Antonio Larguero acaba de iniciar el Camino de Santiago desde Algeciras, vinculado además a una buena causa. Acaba de pasar por Jerez

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

José Antonio a su llegada la Iglesia de Santiago en Jerez

Con la bandera de la Asociación Poco a Poco

En pleno Camino

En la Vía del Estrecho junto a otros peregrinos

José Antonio Larguero es funcionario de Ayuntamiento de Algeciras desde hace veinte años. Durante casi una década de todo ese tiempo ha dedicado sus vacaciones a realizar el Camino de Santiago. Hasta tal punto se ha especializado que el año pasado creó su propia empresa, Santiaguea, para asesorar a otros peregrinos de todo el mundo a la hora de elegir rutas y senderos: “Les diseño un Camino a su medida”, especifica.

Sin embargo, este año había pensado en hacer algo diferente: realizar el trayecto a pie desde la Vía del Estrecho -desde su Algeciras natal- hasta el Camino Sanabrés, que conduce a través de Ourense a Santiago. En total 1.646 kilómetros repartidos en 48 etapas, entre el 9 de septiembre y el 26 de octubre a una media de 34 kilómetros diarios -ha acumulado días de descanso a lo largo de todo el año que puede sumar a sus vacaciones para poder afrontar este reto-.

Pero, por encima del desafío personal, está a su vez su contribución a la Asociación Poco a Poco de Algeciras, dedicada a la lucha contra el cáncer infantil, para la que va a ir recaudando fondos a lo largo del largo trayecto. “Lo primordial es la Asociación” subraya a su llegada a Jerez este viernes, a la iglesia de Santiago, por supuesto.

“Este camino es difícil y especial. Es mi camino. Llevo mi mochila con mis buenos y malos momentos. Al final va uno a encontrarse consigo mismo, a vivir la soledad, el autoconocimiento, se vive momentos duros, pero a través de un misticismo que hace que sea mágico”, explica, al tiempo que admite que “hay gente que no le toca el tema religioso, pero sí el espiritual, o el gastronómico y el cultural... tiene muchas vertientes. Al final te engancha de una manera o de otra, o de todas las maneras posibles, pero no conozco a nadie que haya ido y no le haya gustado”.

En esta ocasión va a atravesar cuatro vías: la del Estrecho, entre Algeciras y Puerto Real, que es la senda europea. La vía Augusta, que va de Puerto Real a Sevilla “y ya allí enlazamos con la originaria de Santiago Xacobeo, a través de la Vía de la Plata hasta Zamora. Desde allí tengo dos opciones, optar por el Camino Francés, por Astorga y llegando por Lugo. O la que quiero hacer, que es el camino sanabrés, que entras por Orense”.

Por ahora tiene reservados todos los alojamientos desde Algeciras hasta Zafra. “Desde ahí veré cómo seguir, ya que tengo que ver si me enfrento a alguna lesión o al mal tiempo. El Camino siempre es imprevisible”. En cualquier caso, será una zona de mucho mayor tránsito de peregrinos que la que lleva hasta Sevilla, pese a lo cual no ha estado solo en esta primera semana de recorrido. En la segunda etapa, entre Tarifa y Bolonia le acompañaron un joven de Algeciras y otro de Puerto Serrano, que ya hicieron un camino a su lado. “Me ha hablado gente de Extremadura diciendo que quieren andar un poco conmigo. Siempre es agradable, aunque me gusta andar solo”, apostilla.

En el sur hay muy pocos peregrinos, porque no son muy conocidas estas rutas, la del Estrecho y la Vía Augusta. Es gracias a la Asociación Xacobea de la Provincia de Cádiz por lo que se le ha dado realce. Pintaron líneas, hicieron el recorrido, contando con las entidades locales... Está todo muy bien marcado, pero es un camino desconocido, y es duro. Mucho monte; hay que darle mucho a las piernas”. Aún así, en la torre de Guadalmesí se encontró a cuatro peregrinos y en Medina se encontró a varios ciclistas. “Espero encontrarme con más peregrinos en la Vía Augusta”.

Eso sí, admite que le ha “sorprendido” la Vía del Estrecho. “He pasado por carriles de cotos de caza, mucho monte, los dos parques naturales, playas. En los caminos siempre hay asfalto, pero los ayuntamientos de los más frecuentados están ya más concienciados para hacer las sendas por el monte, pero hay muchas zonas privadas y es complicado”.

A sus espaldas, una mochila de unos 20 kilos de peso. “Llevo lo justo”, especifica: dos mudas, un plumón y un poncho, “porque no sabes dónde te va a llover”, además de medicinas, agua y el teléfono. En sus pies unos tenis con los que ha hecho ya tres Caminos: “No sé si aguantarán hasta el final”, dice con humor. Y colgando de la mochila, la bandera de la Asociación Poco a Poco con el número de cuenta para los donativos.

Por una buena causa. 

A José Antonio no le bastaba con cumplir el reto de realizar el Camino de Santiago comenzando por el Sendero del Estrecho de Gibraltar, sino que quería hacer algo que mereciera la pena, y se decantó por ayudar a recaudar fondos en favor de la Asociación Poco a Poco de Algeciras, dedicada a la lucha contra el cáncer infantil apoyando la investigación científica. De hecho, parte del dinero recaudado irá al departamento de investigación del Hospital de Jerez. El número de cuenta para realizar donaciones es el siguiente: ES7300730100530506179920

“Me conmovió la historia de su impulsora. Se llama Marta. Con 15 años le detectaron tres tumores: en la médula, en el tórax y y en el  bazo. Pero cinco años después, tras operarse y la quimio, está recuperada. Es feliz, y viendo sus circunstancias decidí ayudarla. Ella ha salido airosa, gracias a la investigación, por eso lo que se recaude va a donarlo desde la asociación al Hospital de Jerez para investigar, que fue donde ella se ha tratado”.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN