Quantcast
El tiempo en: Huelva
Jueves 19/05/2022  

Málaga

CSIF reclama la creación de un grado universitario para los Técnicos Superiores Sanitarios

Miles de Técnicos en Imagen para el Diagnóstico, Medicina Nuclear o Radioterapia necesitan reconocimiento académico adecuado

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Trabajos en el laboratorio.
  • Reclaman desde el sindicato la equiparación de estas titulaciones con las del resto de Europa
  • Exigen unificar las especialidades de Laboratorio Clínico y Biomédico y Anatomía Patológica y Citodiagnóstico
  • Piden la apertura de un diálogo entre el Ministerio de Universidades y los de Educación y Sanidad

CSIF ha reclamado la creación de un grado universitario para el colectivo de Técnicos Superiores Sanitarios y la equiparación de estas titulaciones con las del resto de Europa.

Esta situación perjudica la libre circulación de los profesionales que quieren ejercer en otro país europeo y fomenta la matriculación de españoles en escuelas de formación extranjeras para lograr la homologación de sus títulos.

En España, hay miles de técnicos superiores en Imagen para el Diagnóstico, Medicina Nuclear y en Radioterapia y Dosimetría, así como en Laboratorios Clínicos y Biomédicos, Anatomía Patológica y Citodiagnóstico, que necesitan un adecuado reconocimiento adecuado.

Por ello, la Central Sindical ha remitido un escrito al Ministerio de Universidades solicitando un reconocimiento académico apropiado para estos profesionales y la apertura de un diálogo entre los Ministerios de Universidades, Educación y Sanidad.

Formación universitaria

Actualmente, este colectivo recibe formación profesional de grado superior. Su enseñanza comprende 2.000 horas lectivas y tiene un equivalente en créditos europeos ECTS de 120. Los técnicos españoles se encuentran a la cola, no solo de Europa, sino a nivel internacional en cuanto a formación, pues en el resto de países son considerados graduados universitarios, con una carga lectiva de 240 créditos ECTS.

Esta situación perjudica la libre circulación de los profesionales que quieren ejercer en otro país europeo y fomenta la matriculación de españoles en escuelas de formación extranjeras para lograr la homologación de sus títulos.

CSIF defiende que estos profesionales precisan de una formación y reconocimiento de Grado Universitario, con una exigencia de carga lectiva y desarrollo de competencias también superior, lo que les permitiría poder ejercer en otro país europeo.

Reivindicaciones

Para lograr esta armonización se debe producir la unificación de las especialidades de Laboratorio Clínico y Biomédico y Anatomía Patológica y Citodiagnóstico, por una parte, y, por otro lado, de Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear con Radioterapia y Dosimetría.

CSIF ha solicitado la apertura de un diálogo por parte de los Ministerios de Educación y de Sanidad y que, entre otras cuestiones, se elabore un plan de reordenación de sus titulaciones orientadas a las nuevas necesidades tecnológicas requeridas por el Sistema Nacional de Salud (SNS).

El sindicato también ha pedido una mejora de la formación y un reconocimiento académico apropiado, así como el mutuo reconocimiento en el espacio europeo, unificando estas especialidades en un Grado de Imagen Médica y Radioterapia y Laboratorio Biomédico.

Además, ha reivindicado la recalificación de los actuales titulados y que se solicite a la Comisión de Recursos Humanos del SNS una posición sobre la adecuación de las titulares y planes de estudio, así como sobre la adaptación a la realidad tecnológica actual.

Para CSIF, estas reivindicaciones no pueden ni deben seguir relegadas a un segundo plano, ya que la planificación formativa actual en nuestro país provoca que no se valore profesionalmente como debería a este colectivo, que, además, juega laboralmente en desventaja a nivel europeo.

Compromiso a las administraciones 

Paralelamente, la central sindical también defiende que es necesario el adecuado reconocimiento retributivo de estos profesionales respecto de la peligrosidad en su puesto de trabajo, que debería contemplarse mediante un complemento específico al colectivo, como existe en otras categorías y sectores laborales.

No debe discriminarse a este personal, que está expuesto constantemente a riesgos biológicos por las muestras que cotejan, como el coronavirus, y derivados de la manipulación y el uso diario de infinidad de reactivos y productos que son altamente tóxicos, irritantes y cancerígenos.

Por todo ello, el sindicato pide una apuesta firme a las administraciones por el merecido reconocimiento laboral de estos profesionales, que muchas veces son injustamente tratados, pese a la dedicación y el esfuerzo que demuestran cada día, especialmente en el contexto de la pandemia.

TE RECOMENDAMOS