Quantcast
El tiempo en: Huelva
Viernes 30/07/2021

Quien a buen árbol se arrima...

Aliados de la biodiversidad

El olivarero puede llegar a ser un excelente aliado de la biodiversidad y de hecho muchos lo son. El más de medio millón de hectáreas de olivar de nuestra...

Publicado: 05/05/2021 ·
09:08
· Actualizado: 05/05/2021 · 09:08
  • Recolección de aceitunas en un olivar tradicional.
Autor

Manuel Ruiz

Manuel Ruiz es biólogo y ocupa el cargo de presidente de la Asociación Ecologista GEA de Jaén

Quien a buen árbol se arrima...

Cuaderno sobre la importancia de ser responsables medioambientalmente y otras cuestiones culturales y patrimoniales de Jaén

VISITAR BLOG

El olivarero puede llegar a ser un excelente aliado de la biodiversidad y de hecho muchos lo son. El más de medio millón de hectáreas de olivar de nuestra provincia que constituyen el “mar de olivos” cuenta con diferentes maneras de cultivo que deberían discriminarse adecuadamente en la declaración de Patrimonio de la Humanidad. Hay muchas hectáreas en las que los agricultores siguen prácticas cuidadosas con el medio ambiente, no sólo debido al gusto propio por la naturaleza, sino porque saben que de esa manera se incrementa la rentabilidad de su cultivo. Saben, por experiencia propia y por el adecuado consejo de muchas asesoras y asesores técnicos, que cuando protegen el suelo con cubiertas vegetales bien consolidadas están invirtiendo en su finca y que cuando evitan un tratamiento fitosanitario innecesario ahorran gastos, pero además incrementan el beneficio de los servicios ecosistémicos en su cultivo, gracias en buena medida al incremento de la biodiversidad.

Sin embargo también son frecuentes las fincas en las que la falta de conocimiento o un asesoramiento viciado conduce a actuaciones con importante impacto ambiental, pérdida de rentabilidad e incremento del gasto por parte de agricultor. Así, buena parte de los problemas ambientales de nuestra provincia están asociados a prácticas incorrectas del cultivo del olivar, que no deberían premiarse como patrimonio de la Humanidad.

Ahora estamos en época de vigilar diferentes plagas y enfermedades del olivo y decidir la conveniencia de realizar tratamientos fitosanitarios, porque muchas veces los ataques de los organismos patógenos no son relevantes y no requieren ninguna actuación y sin embargo numerosos propietarios tratan por costumbre, con un importante gasto, pérdida de fauna útil y contaminación difusa que perjudica a toda la sociedad. La recomendación es que los agricultores evalúen por ellos mismos la situación fitosanitaria, pregunten a un asesor independiente o consulten en la Red de Alerta e Información Fitosanitaria en la página de la Consejería de Agricultura, red que tiene cientos de puntos de control en la provincia. Este año, por ejemplo, el ataque del prais es muy bajo y seguramente la mayor parte del olivar de nuestra tierra pueda verse libre de una aplicación insecticida.

Los olivareros deben ser unos excelentes aliados de la biodiversidad porque una mayor riqueza de especies animales y vegetales contribuyen a que su cultivo sea más rentable. Hace décadas que se sabe que es un gran error que el olivar tenga todo el año el suelo limpio como un patio o que no hay que curar siempre por sistema. Ya es hora de mejorar el estado del mar de olivos.

COMENTARIOS