Quantcast
El tiempo en: Huelva
Viernes 22/10/2021

Sindéresis

Susanismo

A plena luz del puñetero día, porque se piensan inmunes y muy por encima de sus administrados, el PSOE de San Fernando rompe una promesa tras otra

Publicado: 25/07/2021 ·
18:15
· Actualizado: 25/07/2021 · 18:15
Autor

Juan González Mesa

Juan González Mesa se define como escritor profesional, columnista aficionado, guionista mercenario

Sindéresis

Del propio autor: "Toda ideología que no puede comprender un niño es un engaño para los adultos"

VISITAR BLOG

El susanismo es el feudalismo propio del PSOE en tierras andaluzas; es una herencia y una maldición, es endogamia corrupta y clientelismo. Es algo que está pegando coletazos, pero podría recomponerse, o no, en función de cómo Sánchez le ordene a Espadas que dirija el partido.

El susanismo nunca defrauda, pero tampoco deja esperanzas. Cuando Susana Díaz perdió las primarias, todos sabíamos que se le ofrecería un hueco en el Senado, o en algún otro cementerio de elefantes, y que desde ese cementerio se mandaría a otra persona a otra parte para hacerle un hueco. El susanismo es un sistema feudal por el cual, en la ciudad de San Fernando, tenemos que mantener un chiringuito para que los susanistas mantengan la disciplina de mangoneo y López Gil se conforme con hacerle hueco en el Senado a Susana Díaz. Y ahora, en lugar de tener a un lastre en el Senado, tenemos a un lastre en La Isla, consumiendo recursos, y mantenemos el lastre del Senado. Y en La Isla, mientras tanto, nos falta de todo.

El susanismo tiene que ver con todo lo que funciona mal, y es anterior al susanismo. Es una excrecencia del bipartidismo, como Sauron lo era de Melkor, y lo peor es que el PSOE de San Fernando es susanista, y de esta manera acabará muerto, aunque aún no lo sepa. López Gil será la otra estatua de Varela para Cavada, el elefante en el salón del que no pienso dejar de hablar, que no pienso dejar que se olvide, porque es una maldita vergüenza, porque López Gil, y su chiringuito, se van a llevar el dinero con el que, por ejemplo, una asociación de parados de La Isla podría mantener una sede y una actividad digna. Con ese dinero podríamos hacer muchas cosas aparte de mantener a un lastre bueno para nadie, como cualquier excrecencia del bipartidismo, pero lo que más duele, lo que más duele de verdad, es el insulto que supone.

A plena luz del puñetero día, porque se piensan inmunes y muy por encima de sus administrados, el PSOE de San Fernando rompe una promesa tras otra y coloca un lastre tras otro y quiere que La Isla sea un refugio de incapaces susanistas, y empieza a oler a muerto, pero es un muerto pesado que puede arrastrarnos al fondo del mar; porque el susanismo nunca defrauda, pero tampoco deja esperanzas, y la gente, para que pueda votar en el sentido capaz de mejorarles la vida, debe tener esperanza en que la política puede mejorar las vidas.

Y con esta gente no se puede. Rompieron el acuerdo de gobierno con Podemos San Fernando y se echaron en los brazos de Ciudadanos para obtener una estabilidad incondicional, barata, a cambio de sillones. Se mantienen en el oscurantismo, huyen del consenso, fabrican una ciudad a oscuras que es réplica de otras ciudades decadentes que se merecen mejores gestores; si hasta se cagaron en su compromiso de una pirotecnia sin ruido en el final de la feria.

El susanismo es esto, y así es el PSOE de San Fernando, una excrecencia del bipartidismo, un oscuro señor o que fuma, un patriarca envenenado de soberbia, y es la buena gente del PSOE de mi ciudad la que tiene que tomar cartas en el asunto, mejor antes que después, y permitir que un futuro acuerdo sea posible, creíble y esperanzador.

TE RECOMENDAMOS